Departamento de Propiedad Industrial acepta los "servicios de compra y venta" de productos


Desde hace unos meses, el Departamento de Propiedad Industrial está aceptando solicitudes de registro de marcas destinadas a distinguir servicios de compra y venta de productos, clase 35. 

(11 de agosto de 2006)



1.  CONTEXTO

Como es sabido, en una nota explicativa a la clase 35 del Arreglo de Niza se señala:

"Esta clase no comprende, en particular:
- La actividad de una empresa cuya función primordial sea la venta de mercancías, es decir, de una empresa comercial".

Adicionalmente, la lista alfabética de productos, cuando trata los servicios de "ventas", se refiere únicamente a "ventas en pública subasta" (350030) y a promoción de ventas para terceros (350071).

Probablemente en atención a estas notas explicativas es que hasta ya entrado el año 2006, el Departamento de Propiedad Industrial (DPI) jamás había aceptado a registro marcas destinadas a distinguir servicios de compra y venta de productos.

El criterior anterior cambió de modo oficial, pasando a aceptarse solicitudes de registro con la siguiente descripción:

"Servicios de compra  venta, al por mayor y al detalle, de toda clase de productos, clase 35".

Este cambio ocurre precisamente en un momento en que coetáneamente se estaba discutiendo la razonabilidad del cobro de derechos fiscales por concepto de clases en las marcas de establecimiento comercial. 

Sin embargo, y al margen de las razones que pueda haber tenido el DPI para el referido vuelco interpretativo —que en todo caso no han sido informadas oficialmente—, consideramos que paradójicamente la postura actual del DPI es la correcta y la que se ajusta a la normativa pertinente.


2.  SUSTENTO NORMATIVO

No obstante la nota explicativa contenida en el Clasificador acerca de la clase 35, existe base para sostener la eficacia y validez de los registros de marcas destinadas a servicios de compra y venta de productos.

Por un lado, la nueva disposición del art. 19 inc. final de la ley 19.039, introducida por la Ley 19.996, cuya fuente es ADPIC, señala que la naturaleza del producto o servicio al que la marca ha de aplicarse no será en ningún caso obstáculo para el registro de la marca.

Luego, esto significa que no hay servicios "prohibidos" o que no puedan ser susceptibles de identiifcarse mediante una marca comercial objeto de registro. Por ende, los servicios de comercialización sí pueden ser objeto de registro.

Otra cosa distinta será decidir cuál será el número de la clase enunciativa, cuestión menor, ya que el objeto de la protección es la descripción del servicio, siendo el número de clase un antecedente meramente ilustrativo.

Inclusive es posible sostener que la nota explicativa del Clasificador en relación a la clase 35 ha quedado sin eficacia (¿derogación tácita? ¿problema de interpretación?) producto de la norma de ADPIC (posterior), hoy recogida en nuestra ley.


3.  ¿SUSTITUYE ESTA COBERTURA A LOS ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES?

En rigor, la nueva cobertura de compra y venta de productos no sustituye ni reemplaza a los establecimientos comerciales —a lo sumo posdría entenderse como un "paliativo"—, ya que se trata de objetos de protección distintos. Por un lado, se trata de servicios (actividad, giro, rubro) y por otro lado se trata de un establecimiento (local, inmueble físico).

En todo caso, parece lógico estimar que existe relación —para efectos marcarios— entre un establecimieto comercial y los servicios de compra y venta de productos; en ambos casos se trata de "comercialización" de productos.

Así, un titular de un registro de servicios de compra y venta de productos, clase 35, podría oponerse eficazmente a una solictud de establecimiento comercial. La situación inversa no es tan clara y no tenemos opinión formada aún. Ciertamente, habrá que esperar qué dice la jurisprudencia.


Marcos Morales Andrade
DerechoMarcario.CL
© 2006