Nueva normativa sobre medidas en frontera para la observancia de derechos de Propiedad Intelectual


Ver texto de la Ley 19.912 (D. Oficial 4 de noviembre de 2003)


Con fecha 4 de noviembre de 2003, fue publicada en el Diario Oficial de Chile la Ley Nº 19.912, que adecua diversos cuerpos legales internos a los acuerdos de la OMC suscritos por Chile. Dicha ley contempla un título completo parta regular las medidas en frontera para la observancia de los derechos de propiedad intelectual.

Entre otras regulaciones, la citada ley dispone que los titulares de derechos industriales registrados en Chile, así como los titulares de los derechos de autor y conexos, podrán solicitar ante los tribunales civiles chilenos la suspensión del despacho de mercancía en aduanas, cuando exista una infracción o bien motivos fundados para creerlo así, de derechos adquiridos en virtud de las leyes de propiedad industrial (Ley Nº 19.039) y de derecho de autor (Ley Nº 17.336). Dichas medidas pueden solicitarse de manera autónoma, o bien dentro de un proceso ya iniciado por infracción a las citadas leyes sobre propiedad industrial o derecho de autor.

El procedimiento establecido es expedito, debiendo acreditarse por parte del interesado ciertos hechos específicos, pudiendo el tribunal requerir una garantía para caucionar eventuales daños o perjuicios que se causen al importador, dueño o consignatario de la mercancía, si se demostrare posteriormente que la solicitud carecía de fundamentos. En todo caso, dicha garantía no puede de manera alguna disuadir indebidamente la medida solicitada.

En relación a sus efectos, la medida se hace extensiva a todos los administradores de aduana del país y la mercancía queda en poder de la persona que el tribunal designe en calidad de depositario, bajo responsabilidades civiles y criminales. Para mantener la medida, el titular del derecho afectado debe presentar una demanda o querella dentro del plazo de 10 días desde la notificación de la suspensión de despacho. Si no se presenta la demanda o querella oportunamente, o si el tribunal la denegare, la medida queda sin efecto. En caso que en definitiva la mercancía sea declarada como infractora, ésta no puede ser reexportada o sometida a otra destinación aduanera.

Además de la facultad entregada a los propios titulares de derechos intelectuales, según lo expuesto anteriormente, la nueva ley entrega también atribuciones oficiosas a la autoridad aduanera. En este sentido, la aduana correspondiente puede disponer de oficio la suspensión del despacho de mercancía, cuando de su simple examen resulte evidente que se trata de mercancía de marca registrada falsificada o de mercancía que infringe el derecho de autor. En estos casos, la aduana deberá informar al titular del derecho a objeto de que éste solicite la suspensión e informe acerca de la autenticidad de la mercancía, debiendo además la aduana denunciar los hechos.

En este caso, la suspensión del despacho que disponga la aduana tiene un plazo máximo de 5 días, transcurrido el cual, si no se recibe notificación ordenando la mantención de la suspensión, se puede proceder al despacho de la mercancía. La aduana respectiva tiene también facultades para designar un depositario de la mercancía, bajo las mismas responsabilidades civiles y penales antes indicadas,  o bien puede ponerla a disposición del tribunal competente.

Cabe agregar que las disposiciones de esta nueva ley se aplican en forma supletoria a las del Acuerdo OMC, el cual fue promulgado y publicado como ley de la República de Chile en el año 1995, conjuntamente con sus acuerdos anexos, incluyendo el ADPICs.


[Fin del documento]

© 2003, Marcos Morales Andrade

Ir a inicio