Interpretación de la Corte Suprema acerca de la procedencia del recurso de casación en el fondo

Se discutió expresamente ante la Corte Suprema acerca de la procedencia actual del recurso de casación en el fondo en materia de propiedad industrial. 

Para el Máximo Tribunal, todos los procesos pendientes ante el Tribunal de Propiedad Industrial, a la fecha de entrada en vigencia de las modificaciones contenidas en la Ley 19.996 (1º de diciembre de 2005), son susceptibles de recurso de casación en el fondo.

(18 de agosto de 2006)



1. Marco normativo

De acuerdo a la normativa permanente introducida por la Ley 19.996, a la Ley 19.039 sobre Propiedad Industrial, las sentencias definitivas dictadas por el Tribunal de Propiedad Industrial son susceptibles del recurso de casación en el fondo. Así lo dispone el art. 17 bis B LPI, inciso 3º:

"En contra de las sentencias definitivas de segunda instancia procederá el recurso de casación en el fondo, ante la Corte Suprema".

Por su parte, el art. 2, inc. 1º, transitorio de la Ley 19.996 dispone:

Artículo 2º.- Sin perjuicio de lo señalado en el inciso primero del artículo anterior, las solicitudes de registro de marcas, patentes, modelos de utilidad y diseños industriales presentadas con anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley, continuarán su tramitación de acuerdo con las normas vigentes al momento de su presentación.

De conformidad a las normas antes transcritas, la interpretación razonable y coherente, que nosotros compartimos, es que únicamente puede interponerse de casación en fondo contra las sentencias definitivas de segunda instancia dictadas en procesos iniciados con posterioridad a la entrada en vigencia de la Ley 19.996. Ello significa, dicho de otro modo, que todos los procesos pendientes a dicha fecha dado que se rigen por la normativa precedente— sólo son susceptibles del recurso de queja contra la sentencia de segunda instancia.


2.  Primer precedente sobre inadmisibilidad de recurso de queja durante la vigencia de la Ley 19.996

2.1.   Recurso de queja

En este entendido, se presentó un recurso de queja contra la sentencia definitiva de segunda instancia (notificada por el Tribunal de Propiedad Industrial con fecha 27 de junio de 2006) dictada en el proceso por oposición contra la solicitud de registro de marca Nº 587.013, PLAZA FESTIVAL, para servicios de la clase 35. Dicha solicitud había sido presentada con fecha 29 de octubre de 2002.

La Corte Suprema, con fecha 10 de julio de 2006, declaró inadmisible el recurso de queja, mediante resolución cuyo texto es el siguiente:

"Santiago, diez de julio del año dos mil seis. 

Vistos: 

1º) Que de conformidad con lo establecido en el artículo 545 del Código Orgánico de Tribunales, el recurso de queja sólo procederá cuando la falta o abuso se cometa en una sentencia interlocutoria que ponga fin al juicio o haga imposible su continuación o definitiva, y que no sea susceptible de recurso alguno sea ordinario o extraordinario; 

2º) Que si bien la naturaleza jurídica de la resolución recurrida en estos autos corresponde a las descritas en el fundamento precedente, dicho fallo es susceptible de casación, conforme a lo que dispone el artículo 17 bis B) inciso segundo del Decreto con Fuerza de Ley Nº 3, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley de Propiedad Industrial, razón por la cual el presente recurso de queja debe ser declarado inadmisible. 

Por estas consideraciones y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 545 y 549 del Código Orgánico de Tribunales, se declara inadmisible el recurso de queja interpuesto en lo principal de la presentación de fojas 6. 

Al primero y segundo otrosí es de la misma presentación, estése a lo resuelto precedentemente; al tercero y cuarto, téngase presente. Regístrese, comuníquese y archívese. tab Nº 3211-2006.- 

Pronunciado por la Tercera Sala, integrada por los Ministros Sr. Milton Juica, Srta. María Antonia Morales, Sr. Adalis Oyarzún; y los Abogados Integrantes Sres. Ricardo Peralta y Hernán Álvarez. Autorizado por la Secretaria Subrogante Sra. Carola A. Herrera Br."


2.2.  Reposición contra declaratoria de inadmisibilidad

En contra de la resolución precedente, el recurrente de queja presentó un recurso de reposición fundado en error de hecho, y en subsidio dedujo recurso de aclaración, rectificación o enmienda. Ver texto completo del recurso (formato .pdf). 

En síntesis, la postura del recurrente fue que el proceso en cuestión se regía por la normativa precedente a la Ley 19.996, ya que el art. 2º transitorio de dicha ley modificó las reglas generales sobre vigencia in actum de las leyes procesales. Así, ante norma especial, la normativa aplicable es aquella vigente a la fecha de presentación de la solicitud en que incide la sentencia definitiva de segunda instancia objeto del recurso de queja (año 2002), y no la normativa introducida por la Ley 19.996.

En subsidio, para el evento que el Corte estimara que no había un error de hecho involucrado, el recurrente solicita al Máximo Tribunal aclarar los puntos oscuros o dudosos contenidos en la resolución recurrida, atendido el tenor de las disposiciones legales invocadas. 

Una posible interpretación que explicara la postura de la Corte —pero que no había sido expuesta por ésta en su resolución— es que la norma transitoria del art. 2º de la Ley 19.996 es aplicable sólo a las solicitudes administrativas, y no a los procesos contenciosos. Esta posible interpretación, que no fue propuesta por el recurrente a la Corte,   podría haber justificado la resolución recurrida. En todo caso, el recurrente buscaba conocer el sustento de la postura del Máximo Tribunal a través de una resolución fundada, en lugar de un simple "no ha lugar". De allí que el recurrente dedujera recurso de aclaración, rectificación o enmienda, en subsidio.


2.3.  Resolución de la Corte Suprema sobre el recurso de reposición

Sin embargo, la Corte adoptó una interpretación del todo inesperada. Al pronunciarse sobre los recursos interpuestos por del recurrente de queja, señaló:

"Santiago, veinte de julio del año dos mil seis. 

Al escrito de fojas 23: A lo principal, teniendo presente que el recurso de apelación fallado con la resolución que motiva el presente recurso de queja se encontraba pendiente a la fecha de entrada en vigencia de la ley Nº 19.996, por lo que resulta aplicable a su respecto lo dispuesto en el inciso primero del artículo primero transitorio de dicha ley, y no el inciso primero del artículo segundo transitorio, como pretende el recurrente, no ha lugar a la reposición solicitada. 

Al primer otrosí de la misma presentación, estése a lo resuelto, y al segundo, agréguese a los autos. 

Archívese como está ordenado Nº 3211-2006."

La primera lectura de esta decisión podría llevar a suponer que el Máximo Tribunal parece confundir normas de competencia (art. 1º transitorio ley 19.996) con normas de tramitación (art. 2º transitorio ley 19.996). 

Sin embargo, es posible, aunque algo forzado, buscar otra interpretación o explicación para la postura de la Corte, que nosotros preferimos adoptar y que proponemos a continuación.

En efecto, el razonamiento de dicho Máximo Tribunal —lamentablemente no explicitado— pudo haber sido el siguiente. "La única norma especial que se refiere a los recursos de apelación es el art. 1º transitorio de la Ley 19.996 que se refiere al cambio de competencia; luego, en todo lo demás, los recursos de apelación siguen las reglas generales jurídico procesales, a saber, la vigencia in actum; por tanto, toda la normativa permanente sobre procedimiento es aplicable in actum para las apelaciones actualmente pendientes, y por tanto procede a su respecto el recurso de casación en fondo".


3.  Conclusiones

Ciertamente habría sido deseable un mayor desarrollo de su  postura por parte de la Corte Suprema, en lugar de dejar  entregado al intérprete la tarea de suponer fundamentaciones o razonamientos.

Producto de los recursos y argumentos del recurrente en este caso, la Corte Suprema modificó además en lo sucesivo, desde entonces, el texto de sus declaratorias de inadmisibilidad de recursos de queja, agregando la aplicabilidad del art. 1º, inciso 1º, transitorio de la Ley 19.996. 

En  todo caso, el proceso antes mencionado permitió colocar sobre el tapete una temática de necesario pronunciamiento y certeza jurídica, que no había sido abordado antes por la Corte Suprema. Nótese que anteriormente el Máximo Tribunal había omitido toda referencia o cita a las normas transitorias de la Ley 19.996 y sólo las incorporó en su razonamiento con posterioridad al recurso de reposición analizado en este comentario.


Marcos Morales Andrade
DerechoMarcario.CL
© 2006