Solicitud Nº 359.072
Expediente Nº 8.395-97
Registro Nº 491.382
Marca: RUTA DEL VINO
Clase 41.

Informe Nº 105.188/

Santiago, 04 de octubre de 2000

Don Anselmo Aguayo Espejo, abogado, domiciliado en Lota Nº2325, 7º piso, Providencia, Santiago, en representación de la sociedad nacional Circuito Turístico del Vino del Valle de Cochagua S.A., también denominada bajo el nombre de fantasía Ruta Del Vino del Vino de Colchagua S.A., persona jurídica mercantil del giro de su denominación, y para estos efectos del mismo domicilio señalado anteriormente, demandó la nulidad del Registro Nº 491.382 de 11 de Agosto de 1997, correspondiente a la marca RUTA DEL VINO, inscrita a nombre de don Alfredo Guillermo Del Pedregal Wolff, industrial, domiciliado en Avda. Vitacura Nº0108, Depto. 30, Santiago, para distinguir Organización de exposiciones con fines culturales o educativas; organización de eventos, seminarios y conferencias con los mismos fines cursos y charlas culturales, edición de textos, clase 41.

Fundando su demanda en lo dispuesto en los artículos 19 y 20 letras f) y j) de la Ley Nº 19.039, a fs. 7 y siguientes expresó que con el objeto de desarrollar e implementar un proyecto turístico y cultural, con fecha 10 de Julio de 1996, seis empresarios vitivinícolas suscribieron un Contrato Proyecto de Fomento con la CORFO, a través de Sercotec, siendo tal la importancia y trascendencia de este convenio para la zona de Colchagua, que importantes medios periodísticos de la región, escritos, radiales y televisivos se encargaron de divulgar y anunciar profusamente el acto público de su firma. Con posterioridad el 5 de Diciembre de 1996, las sociedades que representan estos 6 empresarios, formaron una sociedad anónima cerrada denominada Circuito Turístico del Vino del Valle de Colchagua S.A., compañía que gira bajo el nombre de fantasía RUTA DEL VINO DE COLCHAGUA S.A. y que en la actualidad ofrece a los turistas, tanto nacionales y extranjeros u variado y completo programa enmarcado en un ambiente eminentemente tradicional, resaltando aspectos típicos de la zona de Colchagua. Por tal motivo, frente a la innegable identidad comercial que presentan las marcas de autos se debe concluir que en los hechos el demandado ha reivindicado para sí un nombre comercial ajeno, intentando entrabar así el libre desarrollo del giro comercial de los demandantes, lo que demuestra la intención de copiar una marca y perjudicar deslealmente a su competencia.

Agrega que el registro impugnado no cumple con los requisitos mínimos de originalidad y novedad que perentoriamente exige el artículo 19 de la ley del ramo y se inducirá en un severo desconcierto en cuanto al origen empresarial y la cualidad de los rubros ofertados y obviamente la coexistencia de estos signos no será pacífica, siendo irremediable la confusión que sufrirán los consumidores. Además el registro infringe lo dispuesto en la letra j) del artículo 20, ya que con él el demandado pretende apropiarse de una marca comercial que no le pertenece, obteniendo un beneficio económico indebido de parte de sus representados, ahorrándose el riesgo financiero ligado a las inversiones de penetración y posicionamiento de mercado en que han incurrido los demandantes.

La demanda y su respectiva resolución fueron notificadas personalmente al demandado, según consta de la certificación estampada a fs. 14, por receptor judicial.

A fs. 20 y siguientes contestó la demanda, solicitando su rechazo, por no infringirse las causales de nulidad esgrimidas por la demandante. Expresó que la expresión RUTA DEL VINO es un complemento a la expresión CAMINO DEL VINO, requerida por ella en el mes de Noviembre de 1995 y posteriormente otorgada a registro en el mes de Diciembre de 1996. Que la parte demandada es un conocido empresario hotelero y turístico en la zona, desde hace más de 30 años, teniendo como propiedades varios hoteles en la región por lo que las marcas CAMINO DEL VINO, RUTA DEL VINO Y TOUR DEL VINO han sido requeridas por ella como consecuencia de innumerables reuniones que ha llevado a cabo en su hotel Plaza de Talca, con gerentes y dueños de viñas, con el fin de defender su idea de dar conocer a los chilenos y al mundo nuestros vinos. Agrega que desde hace bastantes años atrás viene organizando un gran proyecto vitivinícola, dándole curso definitivamente a fines del año 1993.

La marca RUTA DEL VINO era y es totalmente desconocida en el mercado chileno, por lo que la demandante no tiene derecho ni está habilitada para calificar a priori a la demandada aludiendo que ésta se limitó a apropiarse de la marca con el objeto de obtener una protección ilegítima, como asimismo atribuir sin prueba de ninguna especie actuaciones de mala fe. La marca por el contrario, reúne los requisitos de novedad establecidos por la ley, y tampoco pueden producirse con su registro, los supuestos errores o engaños respecto a la procedencia de los servicios; asimismo no vulnera la disposición de la letra j) del artículo 20 de la ley, ya que es la propia demandada quien creó la marca sin ningún ánimo ni deseo de copiar otra, ya que ésa no existía a la época de su inscripción.

A fs. 40 se recibió la causa a prueba a fin de acreditar la efectividad de ser el demandante el creador de la marca Ruta del Vino de Colchagua y Ruta del Vino para distinguir los servicios de la clase 41 u otros relacionados, la data de dicha creación, fama y notoriedad que haya alcanzado la referida marca.

A fs. 45 la demandante solicitó tener por acompañados con citación, los documentos probatorios adjuntados en el expediente Nº 8394-97, referido a la demanda de nulidad deducida en contra del registro Nº 491.381, de la marca Ruta del Vino, en la clase 39 consistentes en copia del Contrato Proyecto de Fomento Profo, recortes de prensa, escritura de constitución de sociedad y copias de distintas cartas, los que fueron objetados por la contraria.

A fs. 49 la demandante acompañó con citación, ejemplares de diversas revistas en que aparecen reportajes sobre el proyecto Ruta del Vino de Colchagua.

A fs 64 vta. Se citó a las partes a oír sentencia.

CONSIDERANDO:

1.- Que la demanda de nulidad del Registro Nº 491.382 de la marca RUTA DEL VINO inscrita en la clase 41, se basó en lo dispuesto en los artículos 19 y 20 letras f) y j) de la Ley Nº 19.039 por carecer la marca de toda novedad y originalidad con respecto al demandado, ya que dicha expresión fue creada por la demandante con anterioridad al registro que se impugna por lo que de mantenerse dicha inscripción se producirá toda clase de confusiones y de errores o engaños con respecto a la verdadera y legítima procedencia de los servicios y además constituiría un acto contrario a las buenas costumbres mercantiles, por prestarse para entrabar la libre y leal competencia, y estar reñido con la ética comercial y mercantil.

2.- Que la demanda fue legalmente notificada.

3.- Que la demandada solicitó el total rechazo de la demanda por no configurarse en la especie las causales invocadas por la demandante en su acción, ya que ha sido ella quien realmente ha creado la expresión en conflicto, y la solicitó inscribir legítimamente como marca comercial, obteniendo así su registro sin ningún impedimento, por lo cual ella es la única titular de la expresión y la única a quien le asiste el derecho a usarla como marca comercial.

4.- Que la causa fue recibida a prueba a fin de que la demandante acreditara la efectividad de ser el creadora de la marca RUTA DEL VINO DE COLCHAGUA y RUTA DEL VINO para distinguir los servicios de la clase 41 u otros relacionados, la data de dicha creación, como también la fama y notoriedad que haya alcanzado la referida marca.

5.- Que el mérito de los documentos acompañados en parte de prueba por la demandante, se desprende que la demandante se constituyó como sociedad anónima cerrada, con fecha 5 de Diciembre de 1996, la que se denominó Circuito Turístico del Vino del Valle de Colchagua S.A., estableciendo como nombre de fantasía el de Ruta del Vino de Colchagua S.A. Que además los empresarios vitivinícolas involucrados en la constitución de esa sociedad, suscribieron con anterioridad, el 10 de Julio de 1996, un contrato Proyecto de Fomento o Profo, a través de su operador, Sercotec, convenio con vigencia de un año y renovable consecutivamente, por dos períodos anuales más.
Que también acompañó ejemplares de revistas y recortes de prensa que deban cuenta de este Proyecto y de la firma del respectivo Convenio.

6.- Que los hechos antes descritos no pueden ser considerados como una creación de marca comercial propiamente tal, sino que tan solo dan fe de la constitución de una sociedad y de su nombre de fantasía, pero de ninguna manera acreditan que la expresión realmente constituya marca comercial o haya sido empleada como tal, y en consecuencia mal puede ser estimada como una expresión o marca notoria y famosa. Respecto a este aspecto conviene tener presente que la publicidad que se le puede haber dado tanto a la sociedad demandante como al Proyecto o "Profo" suscrito, ha sido ínfima y localizada, ya que se publicitó y dio a conocer tan sólo en dos ciudades, de acuerdo a los documentos acompañados, lo que desvirtúa la fama y notoriedad que alega la demandante.

7.- Que además la demandante no ha probado que la expresión se haya usado como marca comercial para distinguir algún tipo determinado de servicios, ya que no existen al respecto promociones ni publicidad alguna, ni tampoco facturas que demuestren que efectivamente se prestan servicios bajo dicha denominación careciendo así de mérito los documentos acompañados por la demandante, para acreditar los puntos de prueba fijados por el tribunal.

8.- Que en consecuencia, no habiéndose acreditado suficientemente la creación de la expresión en conflicto como marca comercial ni tampoco su fama y notoriedad, el registro que se impugna no infringe las causales esgrimidas por la demandante, ya que difícilmente él se puede prestar para inducir a errores o engaños con respecto a la procedencia de servicios que la demandante no ha demostrado prestar, ni tampoco puede sostenerse que la actitud de la demandada sería contraria a las buenas costumbres mercantiles, ya que resulta un hecho evidente del mérito de este proceso, que su registro fue obtenido válidamente y de buena fé.

9.- Que en relación con este último aspecto, no está demás destacar que la demandada registró también la marca CAMINO DEL VINO en el año 1995 y que su creación data del año 1994, es decir con mucha anterioridad a la suscripción del Convenio Profo que celebró la demandante y además hay que tner presente que la marca RUTA DEL VINO que se impugna en estos autos, fue solicitada como un complemento a su homóloga, pero en una clase distinta, lo cual no hace sino comprobar su efectiva creación y actitud acorde con las buenas costumbres mercantiles.

POR TANTO,

En virtud de lo expuesto y visto lo dispuesto en los artículos 19 y 20 letras f) y j) de la Ley Nº 19.039, PROPONGO: Se rechace la demanda de nulidad interpuesta y se mantenga la vigencia del Registro Nº 491.382 de la marca RUTA DEL VINO, inscrita en la clase 41.

Saluda atentamente a usted,

Carmen Iglesias Muñoz
Abogado Jefe SubDepartamento Jurídico
Seretario Abogado departamento de Propiedad Industrial

 

 

Santiago, 04 de Octubre de 2000

Vistos el informe precedente de fecha 04-10-00 escrito a fjs. 65 del Abogado Jefe del Sub-departamento Jurídico y que se ha dado por reproducido.

RESUELVO

Recházase la demanda de nulidad interpuesta a fojas 7 por Anselmo Aguayo Espejo, en representanción de los señores Circuito Turístico del Vino del Valle de Colchagua S.A. y manténgase la vigencia del registro Nº 491.382 correspondiente a la marca RUTA DEL VINO, la cual distingue servicios de la clase 41.

Fallo dictado por el Jefe del Departamento de Propiedad Industrial,
Pablo Monsalve Manríquez