Recientes fallos dictados por el Departamento de Propiedad Industrial darían a entender que, para los efectos de cotejo de frases de propaganda con marcas comerciales, se estarían considerando no sólo la frase publicitaria propiamente tal, sino además la marca registrada (house mark) a la cual se adscribe ésta.

Lo anterior constituye a nuestro juicio un error, ya que quita toda autonomía a la institución de la frase de propaganda y la termina asimilando de hecho a la marca comercial. En rigor, siguiendo dicho criterio, podrían coexistir dos slogans idénticos en tanto sus respectivas house marks sean disímiles, lo cual resta toda eficacia a los registros de frases de propaganda.

Por lo mismo, es deseable una revisión de estos criterios de cotejo, ya que su aplicación consecuente llevaría a consecuencias indeseables.

Dos fallos en que se advertiría la tendencia descrita corresponden a las frases de propaganda MARSON, LIDER DE CALIDAD y MISTRAL, EL PISO PREMIUM.

DerechoMarcario.CL
Enero 2004